top of page
Buscar
  • Priscilla Rodríguez

My name is Barcelona

Actualizado: 3 feb

Barcelona es una de las ciudades a las que he tenido la suerte de ir varias veces. La última fue en noviembre 2023, luego de pasar por otros lugares de Cataluña, en mi viaje en solitario. Años antes había ido para mi luna de miel junto a mi marido, y desde ahí les narro la historia.


¿Dónde alojar en Barcelona?


Como teníamos un descuento por haber estado alojados en un Meliá en Madrid, nos quedamos en el Meliá Barcelona Sky, un hotel 4 estrellas muy moderno (demasiado quizás) y con paredes metálicas en cada piso. El hotel es cómodo pero solo si no te molesta que la ducha se vea desde la habitación. Para mí, más allá de la decoración, me pareció un poco lejos del centro, ya que estaba en la zona de Poblenou y había que tomar Metro, hacer combinaciones y caminar para llegar a Plaza Cataluña.


De todas maneras, el sector es tranquilo, cercano al Mar y tiene una zona de restaurantes y casinos, llamada Rambla del Poblenou, donde destaca la comida étnica. Nosotros nos comimos una parrillada bastante rica.


En mi último viaje elegí el Ibis styles City Bogatell, también en Poblenou, pero más cerca de la Sagrada Familia. Un hotel moderno pero acogedor, con habitaciones muy cómodas y a excelentes precios, y que tiene un bar y restaurante en el primer piso, y piscina. Un hotel al que volvería feliz.


¿Qué hacer en Barcelona?


En cuanto al turismo, ¡hay muchísimo que ver y recorrer! Tomamos el bus turístico para desplazarnos por la ciudad, ya que sus diferentes rutas cubren prácticamente todo lo que vale la pena: el Camp Nou, Pueblo Español, Mont Juic, la Sagrada Familia, las maravillas de Gaudí, la costa y la zona más moderna, donde destaca la Torre Agbar (muy cerca hay una feria muy entretenida, llena de antiguedades, ropa y mil cosas) y su especial forma.




El Barrio Gótico está lleno de encantos, con sus callecitas angostas, sus construcciones antiguas que impresionan, los bailes grupales en las plazas (Sardanas y otros bailes regionales). También hay bares y restaurantes muy entretenidos, con una regla puntual. Todo cerrado a las 12 AM para no molestar a los vecinos. 


Otro lugar típico y muy caminable es La Rambla. Aquí está todo, las estatuas humanas, las ventas de souvenirs, los museos eróticos y mercados de comida con encantadoras postales, y varios restaurantes turísticos. OJO... No coman en esos lugares, la comida suele ser congelada y no es buena la atención. (Y otro tip post atentados, intenten caminar por las orillas y no por el centro). Y si pueden sí entren al Mercat de la Boquería, un paraíso lleno de góndolas con dulces y comidas típicas. Yo me comí unas mini gamas deliciosas y una sangría.



Al final de este fabuloso paseo llegas a la playa de la Barceloneta, siempre llena de gente caminando y con un especial centro comercial flotando en el agua. Este también es el sector del Puerto desde donde salen los cruceros.


La Sagrada Familia es un imperdible de Barcelona, y la recomendación es comprar con anticipación las entradas por internet, ya que nosotros no lo hicimos y las filas eran tan largas que no pudimos entrar. La misma recomendación vale para el Parc Güell, que tiene varios horarios de acceso. Por favor vayan, el lugar es hermoso y está lleno de maravillas de la arquitectura. Yo logré entrar en este último viaje a la Sagrada Familia, coincidiendo con la inauguración de las nuevas etapas de avance, ya solo quedando una última para 2026. El lugar impacta, te invita a quedarte, a recorrer, a disfrutar su majestuosidad, sus diferentes escenarios, sus cambios de luces y colores, su altar fuera de toda norma. Realmente una maravilla.




Y también hubo tiempo para ir a la Casa Batlló (compren los tickets siempre en sitios oficiales), aunque debí haber ido antes que a la Sagrada Familia, ya que si bien es muy lindo no tiene la majestuosidad.



En este último viaje encontré un show bastante particular llamado Real Self, y entré. Una experiencia en que te vistes completamente de blanco, con una máscara (que me traje a Chile) y con lo que te transformas en un anónimo, realizando acciones de encuentro con los otros participantes, por cerca de una hora. A mí no me gustó mucho pero la gente lo disfrutó.


Para trasladarse lo mejor es el Metro y los buses turísticos, y para comprar, las calles cercanas a la Rambla están llenas de las principales tiendas de renombre internacional. Enel centro encuentra el típico Corte Inglés y también un Sephora con tobogán.


No dejen de recorrer los pueblos cercanos a Barcelona, con unas playas de ensueño y a no más de una hora en tren.

1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page