top of page
Buscar
  • Priscilla Rodríguez

Lo que tienes que saber de Montevideo

Actualizado: 3 feb

A falta de vacaciones de verano, buscamos algún lugar cercano a Santiago para pasar un fin de semana. Hacía varios años habíamos ido a Punta del Este, y no habíamos alcanzado a visitar Montevideo. Nos dijeron que era un lugar bien lindo y que no requería demasiado tiempo para recorrerlo, y con mi marido, nos embarcamos en una nueva aventura, que fue todo lo que esperábamos y más.



¿Cómo trasladarse del aeropuerto a Montevideo?


El único punto que le juega en contra a la capital uruguaya es el costoso traslado desde el aeropuerto a los hoteles (casi 1000 pesos uruguayos). ¿La opción? Si no tienen apuro pueden tomar un bus (línea COT) que te deja en el terminal de buses de la ciudad, por unos 150 pesos uruguayos. Luego el taxi al hotel te puede cobrar unos 200 pesos uruguayos.


Turisteando en Montevideo


Durante cuatro días recorrimos los rincones de esta ciudad rodeada por el Río de la Plata (que parece mar aunque sus aguas son más calmas y tibias). Lo mejor fue pagar por el bus turístico, ya que nos permitió conocer en profundidad la historia y sus calles, y así volver después a los lugares que más nos gustaban. Dentro del recorrido llegamos al puerto y su mercado... ¡Hermoso! Lleno de lugares para comer... Aunque claro, justo elegimos el restaurante malo. Sugerencia: elegir los que están por fuera. Luego caminamos por sus calles, muy parecidas a las del barrio de Santelmo en Buenos Aires, y hasta entramos a un museo del Carnaval (no vale la pena pagar pero nos sirvió para hacer hora hasta que pasara el bus).


¿Dónde y qué comer en Montevideo?


Comimos sus Chivitos, sandwiches tradicionales uruguayos con una extraña y no tan rica combinación de ingredientes: tocino, aceitunas, huevo duro, jamón, queso, lechuga y tomate. Y lo que no podía faltar: la carne uruguaya. Aquí el dato para irse a la segura es comer en La Pulpería, un pequeñísimo restaurante parrilla en la zona de Pocitos, en el que se come maravillosamente (vale la pena la espera y la atención es cálida).


También recorrimos el centro y comimos una exquisita Pizza en Subte, un local tradicional uruguayo, sin pompa alguna pero con muy buena atención. Aquí aprendimos que a la Pizza la llaman Muzzarella (la que se llama Pizza no trae queso...¡plop!) y la venden entera y por trozos.



La noche en la ciudad


En cuanto a entretención: el Casino del hotel Sofitel en la zona de Carrasco (hermoso, hermoso, hermoso) y los de los centros comerciales (caros y pequeños, bien decepcionantes); y el show de tangos en Primuseum, un hermoso lugar ubicado cerca del Mercado del Puerto y manejado por una familia uruguaya. El paquete incluye cena, vino ilimitado y ver el show (solo música). Puedes contratarlo desde el hotel y te van a buscar y a dejar. Comimos increíblemente bien, nos atendieron super amablemente y disfrutamos la música.

             




                                                                       

La playa es linda y tiene una característica especial, puedes caminar metros y metros hacia el interior y el agua solo te llega a las rodillas. El agua del Río de la Plata es tibia y la arena suave. El único "pero" es que cuando nos quisimos meter los dos juntos al agua tuvimos que dejar las cosas solas a la orilla, y estábamos nerviosos de que nos fueran a robar, pero en general Montevideo es una ciudad tranquila y segura y no pasó nada.                           

Y no se me puede olvidar el hotel. Nos quedamos en el My Suites Hotel & Wine Bar, en la zona de Pocitos. Super bien ubicado y donde cada día puedes asistir gratuitamente a una Cata de Vinos. Las habitaciones son amplias, limpias y bonitas, y tienen una pequeña cocina. Cada piso del hotel se asocia a una viña uruguaya, ofreciendo sus vinos a precios de minibar, aunque se agradece la iniciativa.


En fin, un viaje muy recomendable. Su gente super educada y amable y la comida exquisita.

4 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page