top of page
Buscar
  • Priscilla Rodríguez

Imperdibles en Sicilia

Actualizado: 3 feb

Cuando organizamos con mi marido nuestra Luna de Miel, hace 10 años, queríamos incluir un lugar que fuera nuevo para los dos. Revisamos y revisamos hasta que llegamos a Sicilia, específicamente Catania. Una amiga me había hablado de Taormina, un lugar hermoso que queda en la zona, pero era mucho más caro y queríamos que nos quedara presupuesto para disfrutar.



Me hice cargo de buscar hoteles por internet y encontré uno que fue un acierto: Romano House Hotel. Muy bien ubicado y a buen precio, sorprende por su cuidada decoración y los techos de sus habitaciones que simulan estar bajo la Capilla Sixtina.


¿Qué lugares visitar en Catania?


Recién instalados decidimos salir a recorrer la zona. Una recomendación del recepcionista nos llamó la atención: siempre al salir vayan hacia la izquierda, nunca a la derecha. Le hicimos caso y a poco andar fuimos descubriendo una ciudad antigua pero llena de detalles. Una calle peatonal llena de frondosa vegetación nos reveló una terraza llena de gente, que disfrutaba de un almuerzo tardío. Nos sentamos y nos llamó la atención un trago de color Naranja que todos tomaban, así que decidimos pedirlo... ¡Era nuestro primer y duradero acercamiento al Aperol Spritz! (amor para siempre)


En la noche una rica Pizza en la Via Coppola y recorrido nocturno por el centro histórico (el mayor atractivo de una ciudad que contrasta una parte "moderna" con una llena de historia). Lo más llamativo: las ruinas de un coliseo iluminadas magistralmente en una de las plazas principales ¡Impactante! (hay otro coliseo escondido entre las casas de la ciudad, que vale la pena descubrir).




Al día siguiente volvimos al centro y fue en ese momento cuando hicimos el mejor descubrimiento: una vía peatonal estrecha pero llena de terrazas y gente disfrutando la noche de verano (Via Santa Filomena). ¿Lo mejor? ¡Ningún extranjero! Era un lugar adonde iban los lugareños, ¡punto a favor! Nos sentamos en el restaurante que más nos tincó y pedimos la especialidad de la zona: Las Polpettas; una maravilla de la gastronomía siciliana. Albóndigas gigantes de diferentes ingredientes con ricas salsas a elección, ¡una delicia!.



Maravillas que encuentras en tu camino


Y luego de paseos y comidas, llegó el momento de visitar Taormina. La experiencia no fue fácil. Partimos en un tren que nos dejó en un terminal en lo alto de la ciudad. Desde ahí bajamos en una especie de teleférico hasta la altura de la playa, sin saber muy bien hacia dónde ir. Caminamos varios kilómetros al sol hasta dar con un lugar donde almorzar. La mayoría de los lugares del sector son especies de balnearios que tienen su propio sector de playa, y te cobran para pasar la tarde. Por suerte le caímos en gracia a la dueña, que nos invitó a quedarnos sin pagar extra. Una exquisita tarde de mar, Aperol y descanso. ¡Valió la pena el sacrificio para llegar hasta ahí! Lo que nos perdimos es la parte histórica llena de maravillas arquitectónicas antiguas. Pero el paseo igual valió la pena.




De todas maneras quiero volver a Sicilia y conocer más de sus encantos, pero sobretodo, quiero volver por sus Polpettas!


*PD: ¿Recuerdan que el recepcionista nos dijo que nunca dobláramos a la derecha? Volviendo de Taormina decidimos caminar desde la estación al hotel... y resulta que llegamos por el lado contrario al habitual (el famoso lado prohibido)... el lugar era una calle llena de prostíbulos ilegales. ¡Ya saben! Siempre doblen a la izquierda saliendo del hotel Romano House.

3 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page